Redes Slowfeeders



El sistema digestivo del caballo está diseñado y adaptado para la vida salvaje y la supervivencia. En libertad, se alimentan del pasto que crece en las llanuras, poco nutritivo pero abundante. Necesitan comer una cantidad elevada y, por tanto, pasan la mayor parte del día pastando, unas 16 horas diarias. Esto proporciona un flujo constante al tracto intestinal, necesario para su buen funcionamiento.

 

Los caballos domésticos no suelen tener acceso al alimento de forma constante y, aunque la comida tiene más valor nutritivo, su sistema digestivo se ve perjudicado.

Una forma eficaz y práctica para que coman durante el máximo de horas al día posible son las redes slowfeeders o redes lentas.

 

 

SLOW FEEDER PARA BALAS

RECTANGULARES


Su uso beneficia al caballo a muchos niveles, los más importantes:

 

- Disminuye o desaparece el estrés por la comida; bien usados, siempre tienen comida a disposición y las peleas que pueda provocar el estrés desaparecen.

- Comen más lentamente; lo que proporciona, a su vez, más beneficios. La red impide que el caballo coja grandes bocados de comida y les obliga a usar los incisivos igual que lo haría en libertad. Al coger menos cantidad, mastican más el alimento, lo que ayuda a salivar correctamente y a empezar la digestión en la boca de forma adecuada. El bolo alimenticio se lubrica con la saliva y baja fácilmente hasta el estómago, dónde la digestión será mucho más fácil.

- Se evitan los cólicos; al disminuir el estrés por la comida y al tragar poca cantidad de una forma continuada, el sistema digestivo trabaja correctamente. Los alimentos están el tiempo adecuado a cada porción de los intestinos y se digieren de forma adecuada. 

- Se evita la acidez y las llagas estomacales; al tener un flujo constante de alimento, el ácido que produce el estómago se utiliza para digerir y no se acumula. Además, si se desea trabajar al caballo, disminuye casi por completo el riesgo que dicho ácido salpique las paredes del órgano produciendo llagas. 

- Desaparece o disminuye el aburrimiento; al pasar más horas comiendo, igual que lo harían en libertad, tienen menos tiempo para aburrirse. Para mejorar este aspecto, es importante que vivan en compañía.

- Desgastan los incisivos; de una forma parecida a cómo lo harían el libertad. Los dientes del caballo crecen durante toda su vida y, si no se desgastan o lo hacen de forma incorrecta, les puede provocar trastornos graves. Las muelas se desgastan siempre que comen, pero los incisivos sólo lo hacen si los tienen que usar. La red les obliga a coger el alimento, a "arrancarlo" usando los incisivos y desgastándolos.

- Su diseño sin nudos no daña las mucosas. 

 

 

Los beneficios que tiene el uso de las redes slowfeeder también son para los humanos;

 

- No se tira tanto alimento; al cogerlo lentamente se comen toda la ración y no desperdician casi nada. 

- Si trabajas con tu caballo, no tienes que planificar las comidas y las horas de trabajo. Al tener el tracto digestivo siempre en funcionamiento, el caballo no sufre estrés ni cortes de digestión (siempre dependiendo del clima y del trabajo a realizar).

- Los dientes se desgastan de una forma correcta; igual que lo harían el libertad. Las vistas del dentista, aunque necesarias, no serán tan intrusivas y pueden convertirse en sólo revisiones (siempre depende de cada caballo).

- Evitas transtornos digestivos graves! Como la acidez, las llagas y los cólicos. El ahorro en veterinario puede ser notable.

- Se pueden usar en cualquier contexto; en pádoc dinámico, pádoc individual, cuadra, con muchos caballos, sólo con uno, con varios animales de diferentes especies, etc.

- Son muy prácticas para dinamizar pádocs y ayudar a los caballos a moverse más.

 

 

Recomendamos usar las redes slowfeeder con caballos descalzos, al menos de los miembros anteriores, para alargar la vida de la red y su eficacia. 

 

Los caballos comen del suelo agachando la cabeza. Recomendamos usar las redes slowfeeder lo más cerca del suelo posible, para evitar malos hábitos o posturas incorrectas del cuello que puedan producir dolor.

 

Es recomendable atar las redes slowfeeder de forma eficaz para que no las vayan arrastrando por todo el terreno. Siempre tienen que quedar holgadas, nunca en tensión.

 

 

La introducción de las redes slowfeeder debe hacerse de forma progresiva y siempre observando la reacción de cada animal. Hay que asegurarse que cada caballo recibe la cantidad de alimento necesaria.