· 

Flora intestinal; probióticos y prebióticos

En esta entrada vamos a explicar qué es la flora intestinal, su importancia y cómo cuidarla. Además también explicaremos la diferencia entre los probióticos y los prebióticos, que aunque suenen muy parecidos son cosas totalmente diferentes.

Quieres aprender? Sigue leyendo!

La digestión de los alimentos empieza durante la masticación, en la boca. Pero lo más importante ocurre a lo largo de los intestinos. En ellos hay mucha vida; habitan millones de bacterias que descomponen los alimentos en partículas que las células de las paredes intestinales pueden absorber. Estas bacterias son la flora intestinal. No son perjudiciales ni dañinas, más bien al contrario; son muy necesarias.

 

La flora intestinal es muy importante en la digestión de los alimentos. Sin ella, no obtendrían la mayoría de los nutrientes que necesitan para vivir. Las bacterias que forman la flora intestinal se alimentan de ciertos componentes del bulo alimentario, descomponiéndolo en partículas más pequeñas o ayudando en la fermentación para obtener los nutrientes que absorben las células de la pared intestinal. Pero ahí no acaba su función; los residuos que generan son necesarios para la absorción de nutrientes y/o son necesarios para la creación de otros componentes necesarios. Más adelante veremos en detalle cómo funciona la absorción de nutrientes y qué componentes necesitamos de las bacterias.

 

La flora intestinal no es uniforme. Varía en cada tramo del intestino, dependiendo de su función, o necesidad. Pero uno de los factores que más influye en la composición de la flora es la alimentación que tiene el caballo. Su dieta se ve reflejada inevitablemente en su flora intestinal. Cada bacteria se alimenta de unos componentes específicos y se adapta a cada dieta. Se especializan en un alimento. Así, tenemos una flora específica para cada caballo en cada momento de su vida.

 

Otra de las funciones de la flora intestinal es la de mantener un nivel constante de PH en el flujo intestinal, que es el líquido que acompaña a los alimentos a través del recorrido digestivo. Necesitan un PH concreto y sin variaciones. Un cambio en el PH del flujo puede provocar la muerte de miles de bacterias, afectando al medio de una forma drástica.

 

Es fácil entender que los cambios de alimentación provocan un estrés en el sistema digestivo, ya que alteran enormemente la flora intestinal. Recordad que estas bacterias son las que nos ayudan a digerir los alimentos; si se altera profundamente este medio el caballo sufrirá una pérdida importante de peso, diarrea, cansancio, etc. 

CASO PRÁCTICO:

 

Nos encontramos con dos caballos de la misma edad, raza, estatura y forma física. Pongamos que tienen 15 años, PRE, de 1,60m aprox. y tienen una buena forma física. Cada caballo vive de una forma totalmente distinta.

 

Caballo 1: vive en un pádoc pequeño sin compañía. Su dieta ha sido la misma desde hace diez años: heno de hierba de muy buena calidad. Siempre se compra el heno al mismo productor (siempre es parecido, no varía su composición). El suelo del pádoc es de tierra o arena, pero ya no crece ningún tipo de planta. Cuando sale suele hacerlo en pista, rara vez sale al campo y muy pocas veces sale a pastar hierba verde. No tiene acceso a otros alimentos (corteza, diferentes tipos de hierbas, ramas, etc.) ni a otros elementos (piedras, excrementos de otros animales, etc.). Tiene una piedra de sal para él y acceso al agua de red pública.

 

Caballo 2: vive en un pádoc grande con una manada pequeña (6 ejemplares). Su dieta ha sido la misma desde hace diez años: heno de cevada y avena en flor, aunque el productor ha ido variando al largo de los años. El pádoc es suficientemente grande para que sigan creciendo plantas en él. Cuando sale suele hacerlo en pista, rara vez sale al campo. Tiene acceso a diferentes alimentos (corteza, diferentes tipos de hierbas, ramas, etc.) y a otros elementos (piedras, excrementos de sus compañeros, etc.). Tienen piedras de sal que comparten y acceso a agua de la red pública y de un riachuelo que pasa por la finca.

 

Cuál de estos dos caballos se adaptará mejor a un traslado súbito, con cambio de alimentación y entorno?

 

 

 

Mientras lo vas pensando te explicaremos la diferencia entre los probióticos y los prebióticos.

Un probiótico no es nada más que las bacterias que forman la flora intestinal inactivas. Se toma como un medicamento y su función es poblar y colonizar el intestino. Normalmente sólo se administra cuando ha habido un daño muy profundo en la flora intestinal. En caso de diarreas intensas y duraderas, es muy recomendable que el caballo reciba una ayuda en forma de probiótico, ya que su flora intestinal muy probablemente estará dañada. Puedes encontrar probióticos en muchos elementos diarios; el yogurt, la levadura del pan, etc. 

 

Un prebiótico es, fundamentalmente, el alimento del probiótico. Es decir, alimento para las bacterias que forman la flora intestinal. Su función es la de alimental la flora, reforzándola y ayudándola a crecer o a mantenerse. Todas las bacterias se alimentan de los prebióticos, independientemente que estén especializadas. Se recomienda usarlos antes y después de un episodio estresante (traslado, concurso, cambios en general), sobretodo durante un cambio de alimentación, pues ayudarán a las bacterias a no morir mientras se adaptan al nuevo medio. Es muy importante saber que, para que los prebióticos sean eficaces, hay que darlos en unas cantidades mínimas, sino su efecto puede ser perjudicial llegando a arrastrar las bacterias fuera del intestino. Los prebióticos más conocidos y utilizados son: la levadura de cerveza y los salvados (de cualquier cereal), entre otros.

 

 

La diferencia principal entre el probiótico y el prebiótico es que el primero esta vivo y coloniza el intestino, mientras que el segundo es el alimento de la flora intestinal. Ahora parece más fácil, verdad?

 

Volviendo al caso práctico..

El caballo que mejor se adaptaría a un cambio de vida y de alimentación sería el caballo 2.

 

Si has acertado, enhorabuena! Si no, sigue leyendo.. 

 

El caballo 1 tiene una flora muy especializada dado que durante mucho tiempo sólo ha tenido acceso a un tipo de alimento (aunque comiera diferentes forrajes y/o pienso o parecido) con una composición bastante estable en el tiempo. Su flora se ha adaptado a la perfección a esta composición y hay pocos tipos de bacterias. Además el agua es de la red pública, con una composición muy controlada (o debería..) y desinfectada. 

 

En cambio, el caballo 2 tiene una dieta estable a base de forraje pero tiene acceso a diferentes elementos y alimentos, que favorecen la creación de diferentes tipos de bacterias y que estas cambien constantemente dependiendo de lo que pueda comer el caballo en las distintas estaciones. Además, el hecho de que conviva con otros caballos también ayuda a dinamizar la flora y a adaptarse a distintas situaciones. Por último, al tener acceso a una agua que no está tratada (siempre y cuando sea potable) también le aporta diferentes elementos que las bacterias digieren y, por tanto, tienen que adaptarse a ellos.

 

En definitiva, los caballos que tienen acceso a diferentes estímulos digestivos tienen una flora intestinal más diversificada y que se adaptará con mayor facilidad a los cambios alimentarios. Así mismo, también sufrirá menos en momentos de estrés (transporte, concursos, etc.).

 


CEVA'flore levadura de cerveza
   Precios con IVA incluido  
desde 27,50 € 2

En resumen;

 

La flora intestinal son las bacterias que colonizan el intestino y que son fundamentales para la digestión de los alimentos y la absorción de los nutrientes. Estas bacterias se adaptan a la dieta de cada caballo, por tanto, cuanto más variada y rica sea su dieta, más fuerte será la flora intestinal y menos problemas presentará en caso de cambios o de momentos de estrés.

 

El probiótico es la bacteria que forma la flora intestinal y el prebiótico es alimento para estas bacterias.

 

 

 

Laura Pascuet Candalia

Nutricionista equina

Escribir comentario

Comentarios: 0